Camaguey: el encanto y la magia de una ciudad de calles angostas.

calle de Camaguey
Calle de Camaguey
Ciudad de Camaguey

Camagüey, la tercera ciudad en importancia de Cuba --a unos 600 kilómetros de La Habana-- recibe en la actual temporada turística a decenas de visitantes extranjeros interesados por la cultura y la arquitectura de una urbe declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad, además de sus  opciones recreativas.

La periodista argentina Jimena Riveros visitó por estos días la también conocida ciudad de los Tinajones: “Tiene características y particularidades que la distinguen del resto”.


bicitaxi en Camaguey
Bicitaxi de Camaguey
Ciudad de Camaguey

Jimena ha quedado muy impresionada por una ciudad que vio nacer al Mayor General del Ejército  Libertador, Ignacio Agramante. “No hay que saber mucho para al recorrer sus calles darse cuenta que es cuna de grandes patriotas, científicos, artistas, escritores y poetas. Es más, diría yo que basta con tener algo de sensibilidad y entonces todo se vuelve permeable.

“Mientras caminas te encontrarás con razones, es decir es más fácil entender la magia de esta bella ciudad cuando te topas con una esquina por ejemplo que tiene la imagen de Nicolás Guillen, otro camagüeyano  que logró sembrar su pluma en los corazones de millones de personas del mundo entero.

“En Camagüey los colores brotan por las esquinas de la mano de los bici taxi que forman parte  del mismo cuadro y vuelvo a pensar en los artistas. Es definitivamente una ciudad para recorrer a pie, sin un rumbo específico. Verán muchos estudios y galerías y en ellas sus autores, los padres de las obras que tienen frente a sus ojos.  Eso es algo maravilloso.


esculturas en las calles de Camaguey
Esculturas basadas en personajes reales
Ciudad de Camaguey

Jimena Riveros quedó anonadada cuando recorrió la Plaza del Carmen en compañía de su amiga Erica Díaz, un sitio que para ellas no se puede dejar de visitar: “donde verán las esculturas hechas en tamaño real  (y con modelos que no son modelos sino vecinos), de Martha Jiménez. Este proyecto es comunitario, como tantas de las actividades culturales que se desarrollan en toda Cuba”.

Que mejor testigo para hablar de una ciudad centenaria que joven que visita por primera vez. “Las calles son angostas y mucho más sus veredas. El tránsito es mayoritariamente de bicicletas, lo que le da un toque especial y mucha personalidad a la ciudad. Hay muy buenos restaurantes e igual de buenos los bares y ahora también cafeterias en las ventanas de las casas para tomar o comer algo al paso. Esta opción es muy económica. Los precios son un poco más bajos que en La Habana sobre todo lo que es en Moneda Nacional.


esculturas callejeras en camaguey
Esculturas en las calles
Ciudad de Camaguey
parque jose marti, camaguey
Parque José Martí
Ciudad de Camaguey

“Es una provincia que tiene para ofrecer lo que el turista vaya a buscar: hay hoteles de 4 y 5 estrellas, también los hay más económicos y si lo que buscas el algo más “cubano” podes optar por las casas particulares en divisa, que tiene las mismas comodidades que un hotel pero es una habitación en una casa de familia”.

Pero a Jimena y a Erica el tiempo las traicionó y no pudieron visitar la Playa de Santa Lucía y solo le queda la alternativa de hablar de ella por las referencias de los moradores de la Ciudad de Camagüey y los amigos que la conocieron: “Santa Lucia está ubicada a unos 110 kilómetros de la capital provincial. Se puede acceder en auto o bien en ómnibus. Es una playa que no tiene nada que envidiarle a las otras ubicadas en diferentes provincias (Matanzas, Villa Clara, Trinidad, Cienfuegos, etc) la única diferencia quizás es que no ha sido explotada turistícamente como debiera”.

Jimena Riveros está ahora atrapada por la ciudad de Camagüey. Primero por el encanto de la urbe, y segundo porque tomo agua del Tinajón (el símbolo camagüeyano por antonomasia y la representación lugareña más enraizada), y según la leyenda quien toma agua del tinajón regresa a la ciudad. La joven periodista pudo acariciar con las manos muchas de esas piezas de cerámicas. En 1900  existían en la ciudad más de 16 mil tinajones. Hoy apenas quedan unos 2 500 de los originales.