El Faro de Carapachibey: el faro que marca el extremo meridional de la Isla de la Juventud.

faro carapachibey
Faro Carapachibey
Isla de la Juventud

El Faro de Carapachibey está a  unos 90 kilómetros de Nueva Gerona, capital del municipio especial de la Isla de la Juventud. Se levanta majestuoso cerca del poblado de Cocodrilo, antiguo Jacksonville, y se accede a través de una zigzagueante carretera entre una vegetación tupida y autóctona.

Es  la mayor farola de su tipo en  Cuba y Latinoamérica, con 60 metros de altura.

Una luna llena nos sorprende llegando a la instalación, pero pronto se ve cubierta por la oscuridad que deja una repentina ventolera devenida tempestad. La visibilidad se reduce casi al mínimo. En plena oscuridad es imposible ver cualquier silueta a más de cuatro metros en un escenario protegido por bosques tupidos y solitarios, y un soberbio mar.

Pero los destellos del faro pueden garantizar su funcionamiento en las condiciones atmosféricas más embarazosas. Emite señales cada 7,5 segundos. Normalmente son visibles a 17 y media millas, aunque aseguran que se pueden captar a 30 millas, que marca el límite de la costa meridional de la Isla de la Juventud, distancia vital para la seguridad de la navegación por esta parte del Mar Caribe.


faro carapachibey
Faro Carapachibey, farola
Isla de la Juventud

Con el amanecer vino el esplendor de un paisaje sorprendente y  bello del punto más estratégico del sur pinero. A la preciosidad de la obra, que simula arquitectónicamente a una nave dispuesta a viajar al espacio, se le suma su entorno. Es uno de los sitios más encantadores de la también conocida Isla del Tesoro, con infinidad de playas de arenas finas, blancas y fondos transparentes ideales para el buceo.


vista desde el faro carapachibey
Vista desde el Faro Carapachibey
Isla de la Juventud

El  mar verde azulado nos anima a una inmersión. Un mar peligroso, pero bello que a pocos metros de los arrecifes ya alcanza una profundidad entre 10 ó 12 brazas (una braza igual a 1.80 metros)… En la medida que se separa de la costa comienza a bajar: 20, 60, 70, 100 y quién sabe si 200 metros.

La inmensa torre del Faro de Carapachibey, cuyo nombre nos transfiere alguna  lengua indígena, nos invita a buscar su cima. Es como iniciar un recorrido al cielo a través de los 280 escalones de aquel pasadizo cilíndrico y delgado de cristal.


faro carapachibey
Faro Carapachibey, interior
Isla de la Juventud
faro carapachibey
Faro Carapachibey, interior
Isla de la Juventud

Por la furia de los huracanes prácticamente un nuevo faro se erige desde marzo de 1983. También de hormigón, con el doble de altura que el anterior; con viviendas confortables, y sólidas pues el mar y los vientos del sur arremeten con toda su fuerza contra ellas.

Pero en 2010 nuevamente requirió de la restauración de paredes, escaleras, barandas y columnas. Además se colocaron nuevas puertas y ventanas y se construyó una nueva cúpula.

Las primeras labores de reconstrucción total del faro de Carapachibey se remontan a 1944 cuando un ciclón derribó a la entonces mole metálica, aunque cinco años después volvió a renacer, más vigorosa, cilíndrica y de hormigón,  pintada de rayas blancas y rojas. Con unos 27 metros de altura y una potencia de 11,000 bujías su destello de luz alcanzaba las 16 millas de distancia.


faro carapachibey
Vista desde el Faro Carapachibey
Isla de la Juventud
faro carapachibey
Vista desde el Faro Carapachibey
Isla de la Juventud

Desde lo alto del faro se pueden ver hermosas y espectaculares vista del Mar Caribe y de las terrazas de arrecifes en la costa, si se mira hacia el Sur, mientras que mirando hacia el Norte se pueden contemplar extensas áreas de vegetación prácticamente virgen, típicas del extremo sur de la Isla de la Juventud.


Autor: Lazaro David Najarro Pujol - Diciembre 8, 2010

Fotos: Gerardo Mayet Cruz