Una grata estancia en el habanero café-restaurante Mirador de la Bahía.

mirador de la bahia de la habana
Mirador de la Bahía
La Habana

El Café-Restaurant Mirador de la Bahía se caracteriza por estar localizado en lo más alto del edificio del Museo Nacional de Historia Natural, en un entorno marcado por un ambiente histórico, y una intensa vida cultural y turística. Espacio perfecto para encuentros memorables.

En un sitio muy privilegiado y esplendoroso de La Habana Vieja (Patrimonio Cultural de la Humanidad), se encuentra uno de los café-restaurantes más acogedores de la capital cubana: el Mirador de la Bahía, situado en el quinto piso del Museo Nacional de Historia Natural, en Obispo número 61, esquina a Oficios en la Plaza de Armas, con acceso directo desde la calle.

La instalación fue inaugurada a fines del mes de marzo del 2000 y ya es muy conocida por visitantes cubanos y extranjeros. La fresca terraza ofrece una bella vista panorámica de la bahía y el puerto habanero, al igual que de añejas edificaciones, plazas y tejados coloniales del Centro Histórico; disfrutar de los navíos que entran y salen de la Bahía de La Habana y observar las calles de piedras de Obispo que le atraen para contarle viejas y nuevas historias .


cafeteria mirador de la bahia
Cafetería Mirador de la Bahía
La Habana

Desde el Mirador de la Bahía podrá imaginar el primer espacio de la ciudad, en torno al cual se agruparon las más trascendentales instituciones político-militares, religiosas y civiles de la Villa. En la Plaza, muy cercana al Castillo de la Real Fuerza, se ubicaron los edificios públicos más importantes de entonces: la Real Casa de Correos (1772-90), el Palacio del Segundo Cabo y el Palacio de los Capitanes Generales de la Isla (1776-91).

Además está próximo al célebre Templete, sitio donde tuvo lugar la fundación y primera misa de la Ciudad (1519), el Hotel Santa Isabel, primero en su clase de La Habana colonial, y la Biblioteca Provincial de Educación. Caminando puede incluso llegar hasta la Catedral de La Habana.

Se distingue por su excelente servicio y gastronomía. Los visitantes prefieren el área al aire libre, después de deleitarse con la coctelería en el bar, especialmente los clásicos Cuba Libre, Daiquiri, Cubanito, Piña Colada, Cuba Bella y Bello Monte, entre otros. Puede decidirse por los buenos vinos cubanos o las espumosas cervezas Cristal, Bucanero, Títima…


vista de la bahia de la habana
Vista desde el Mirador de la Bahía
La Habana

Presta servicios todos los días a partir de las diez de la mañana y hasta la una de la madrugada. De su alta cocina son muy solicitadas la Mariscada Isla Bella, la Langosta Mirador, la Grillada Mixta y la Cazuela de Mariscos, entre otros platos. También puede optar por los deliciosos y tradicionales frijoles negros o el exótico arroz pilaf…

Deviene punto de contacto para escritores, músicos, poetas, artistas de la plástica... Es un lugar ideal para escuchar música cubana de todos los tiempos, en un tono muy discreto que se mezcla con el sonido del mar o tomar fotos seductoras de una ciudad acariciada por las olas.

El acogedor café-restaurante Mirador de la Bahía estimula a quien se encuentre de paso por La Habana Vieja a visitar el maravilloso sitio y disfrutar de una estancia memorable en la zona más antigua de la capital cubana o extender la vista hacia el este, donde se encuentran el complejo Morro-Cabaña, al otro lado de la bahía .


museo nacional de historia natural
Museo Nacional de Historia Natural
La Habana
catedral de la habana
Catedral de La Habana
La Habana

Es un espacio que ha renacido para brindarnos una variedad de platos de la cocina criolla e internacional, en un ambiente al aire libre, con una de las mejores imágenes de la Habana Vieja y la Bahía de La Habana.

También aprovechando la estancia en el Mirador de la Bahía, puede visitar el Museo Nacional de Historia Natural, un centro que potencia conocimientos…, un recinto escogido por la naturaleza para perpetuar la vida y resguardar una interesante colección de la flora y fauna cubanas .


Autor: Lazaro David Najarro Pujol - Diciembre 2, 2009