San Salvador de Bayamo: Una ciudad bella de armónica arquitectura, modernidad y cultura.

boulevard de bayamo
Boulevard de Bayamo

Cuenta el cronista español Antonio Perpiñá, en su libro El Camagüey Viajes pintorescos por el interior de Cuba y por sus costas, que San Salvador de Bayamo fue por espacio de 70 años, la comarca de mayor importancia agrícola de la colonia y, “el emporio del comercio con la Isla de Jamaica y Tierra Firme. Un desbordamiento furioso del Cauto, habido en el año 1616, eclipsó en parte sus glorias y su fortuna.”

En su periplo por la ciudad, mucha antes de que los bayameses incendiaran la ciudad (12 de enero de 1869), el escritor apreció la existencia de cuarenta calles y nueve plazas: “La de Armas o de Isabel II, llamada también La Mayor, era la más regular de todas. Presentaba un cuadrilongo de 110 varas de longitud por 90 de mayor anchara; y en sus lados aparecían los edificios más respetables de la población…”.


monumento a perucho figueredo
Monumento a Perucho
Figueredo

El gran incendio provocado de Bayamo es el motivo por el cual no existe esa arquitectura colonial que muchos visitantes esperamos percibir, salvo los vestigios en la Catedral y otras edificaciones. Perpiñá al describir La Plaza de San Juan, la califica como la más espaciosa de la antigua villa, “era un ensanche de las calles de San Blas y de San Juan, al frente de la parroquia del mismo nombre…”

Las Plazas descriptas por el cronista, hoy al cabo de 495 años, se mantienen esplendorosa fruto de la intensa y minuciosa labor de los restauradores. La Parroquial Mayor Perpiñá la retrató tal como la puede captar hoy una mirada humana o una cámara fotográfica: hermosa, sorprendente, pero ahora nuevamente renovada, a tal magnitud que la vieja edificación tiene hoy un aspecto joven. Sigue siendo un inmueble espacioso de sólida estructura, aunque de modesta construcción, con elevada torre.

Asegura el cronista español que la iglesia ha sufrido a través de 325 años varios descalabros, entre ellos el terremoto de 1551. Es el segundo de esos templos fundados en la Mayor de Las Antillas y está ubicado en la parte meridional de la ciudad. En a Catedral de San Salvador de Bayamo, levantada originalmente en 1613, se mantiene intacto uno de los altares barrocos más admirables de Cuba.


museo casa nata de carlos manuel de cespedes
Museo Casa Nata de
Carlos Manuel de Céspedes

Hoy es conocida como Catedral Diócesis, reedificada en 1869, en cuya plaza circundante se ejecutó, el jueves 11 de junio de 1868, la marcha guerrera de Perucho Figueredo, devenida en Himno Nacional de Cuba. Todo ocurrió ante el asombro del Gobernador colonial de Bayamo, teniente coronel Julián Udaeta.

La labor restauradora nos traslada a la época descripta por Perpiñá, pero que ahora es conocida por la Plaza del Himno, donde se yergue también el edificio de la nacionalidad. San Salvador de Bayamo se convirtió, el 5 de Noviembre de 1513, en la segunda villa fundada en la Isla por Diego Velázquez.

Muy próximo podemos apreciar la fascinante Plaza de la Revolución, sobre el piso de granito, las estatuas a Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria y Perucho Figueredo, este último quién compusiera el Himno Nacional de Cuba. La antigua casa del compositor es también de apreciar por su arquitectura colonial.



Parque Central de Bayamo

Una parte importante del atractivo de la demarcación se concentra en el centro histórico, en el que también esta enclavado un museo que atesora algunas pertenencias y documentos de Carlos Manuel de Céspedes; se exhibe El Cubano Libre, el primer periódico independiente publicado por él y otros objetos y reliquias de las lucha por la liberación nacional.

Al caminar por el Paseo-Boullevard bayamés podemos valorar la existencia de una agradecida combinación de la arquitectura colonial y modernidad. No por gusto diversas edificaciones poseen la condición de Monumento Nacional y toda Bayamo es Ciudad Monumento Nacional y Cuna de la Nacionalidad Cubana.


plaza del himno
Plaza del Himno

La villa fue escenario de rebeliones de indios y de esclavos africanos. En el siglo XIX se solidificó e inició, el 10 de octubre de 1868, las luchas definitivas por la independencia de Cuba, liderada por Carlos Manuel de Céspedes, Francisco Vicente Aguilera y Perucho Figueredo, entre otros patriotas.

 


Torre de la iglesia

Toda esta historia está viva en los respectivos sitios donde se gestaron y donde se escucha en la actualidad hermosas melodías de la época y que se perpetúan en el tiempo: La bayamesa, de Céspedes y Fornaris y el propio Himno Nacional Cubano que se interpretó aquí por vez primera ante las tropas mambisas, el 20 de Octubre de 1868.

San Salvador de Bayamo se observa bella; crece y desarrolla; da pasos seguros en busca de ese porvenir que todos queremos: armonía, arquitectura, modernidad, cultura, música, alegría, paz…


Autor: Lazaro David Najarro Pujol - Diciembre 17, 2008