hicuba.com
  Teléfono 53 7 2048244
  Este sitio web utiliza cookies

Menu

Destinos de turismo, hoteles, cultura y otros variados temas sobre Cuba

  • 0 Una Old Havana (Habana Vieja) enigmática ante la mirada del turista

    0.00 de 0 votos

    Caminar por sus calles angostas adoquinadas, es como revivir en la mente un filme de la época colonial. Las imágenes que procesa nuestro cerebro nos juega un tipo de trueque, entre lo real maravillo que los ojos puedan captar y la inverosimilitud que pueda tener una zona turística en pleno siglo XXI, sin embargo, ambientada hace al menos dos siglos y medios atrás. Y es que este atractivo que atrapa no sólo a los curiosos turistas que desandan sus calles, sino a los también a los nacionales, y encuentra respuesta debido a la armonía que hay entre la antigüedad que caracteriza cada detalle que vemos en La Habana Vieja, y la consagrada labor que ha logrado el grupo de Patrimonio que trabaja con el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal. Esfuerzo que sin dudas a contribuyó, a que la Habana haya alcanzado el título de «Ciudad Maravilla» en junio de 2016, al ser elegida por miles de personas en el tercer concurso anual que convoca la fundación suiza New7Wonders, por su «atractivo mítico, lo cálido y acogedor de su ambiente, y el carisma y jovialidad de sus habitantes». Siendo la zona más antigua de la capital cubana, La Habana Vieja, o la Old Havana para los extranjeros, es uno de los lugares donde más acuden los visitantes, puesto que su esencia es incomparable con ninguna otra en la ciudad. La arquitectura de las edificaciones son sólo una muestra de la diversidad de estilos que se levantan ante los ojos curiosos de los transeúntes que desandan sus arterias o paseos. Erigida en los bordes de una peculiar bahía, la Villa de San Cristóbal de La Habana se convirtió en abrigado enlace entre Europa y el Nuevo Mundo. Con los siglos crecieron los baluartes que debieron resguardar la urbe colonial; así llega la ciudad al presente, señoreada por el Castillo de los Tres Reyes del Morro, la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, El Castillo de San Salvador de la Punta, y el de la Real Fuerza. Dentro del otrora amurallado recinto se alzan otras obras de inestimable valor arquitectónico, como aquellos palacios, casas, templos, que delimitan la Plaza de Armas, la de la Catedral, la de San Francisco, o la Plaza Vieja. Extremadamente poblada, y centro de diversas funciones comerciales, administrativas y culturales, esta zona de la capital cubana gana una identidad ambiental que mixtura tradición y porvenir. Se distinguen las labores de restauraciones respetuosas la trama urbana original y otros aspectos formales básicos del conjunto. Estas características convierten a la Habana Vieja en extraordinaria médula de la ciudad; uno de los centros históricos más interesantes del área caribeña. Si se desanda cerca de la Plaza de Armas, se puede observar el Palacio de los Capitanes Generales, el del Segundo Cabo, el Templete y otros lugares turísticos e históricos que la rodean. Esta fue la primera y más importante de las plazas creadas en la villa de San Cristóbal de la Habana. Desde el comienzo estuvo rodeada de los edificios más importantes de la época, sede los gobernantes de la colonia. La calle frente al Palacio de los Capitanes Generales se conoce como «La Calle de Madera», porque es la única de la ciudad cuyos adoquines son de madera dura, en vez de piedra. En el centro de la plaza está enclavada la estatua de Carlos Manuel de Céspedes (el Padre de la Patria para los cubanos).   Muy cerca encontramos el Castillo de la Real Fuerza construido el primero de enero de 1558. La obra se erigió en el espacio que después sería núcleo de la primitiva villa, frente a la elevación de La Cabaña. En su torre se ubicó una veleta denominada La Giraldilla, escultura creada por Jerónimo Martín Pinzón en honor a Isabel de Bobadilla y Peñalosa, y que constituye la escultura fundida en bronce más antigua de Cuba, actualmente símbolo de la Ciudad de La Habana. Hoy en día el Castillo, junto al sistema de fortificaciones de la ciudad y el casco histórico, es uno de los sitios declarados patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Si quieres ver estas secuencias de imágenes con tus propios ojos, conocer el colorido de su gente más allá de los colores del vestuario, te convido a que vengas a La Habana. Una ciudad mágica te espera y junto a ella algún que otro suvenir que descubrirás sólo, si caminas por sus calles.                        

  • 0 Una Fábrica que produce Arte en Cuba

    0.00 de 0 votos

    Ambientada en una otrora fábrica de aceite del pasado siglo XX, y ubicada en una de las zonas frecuentadas por los turistas- el Vedado, se engalana y presenta ante el mundo como uno de los espacios de mayor concurrencia por cubanos y extranjeros en la capital cubana. La Fábrica de Arte Cubana, o como también es conocida FAC, es uno de esos espacios de visita obligada si viajas a La Habana. Este proyecto acogedor cobró vida en febrero de 2014 para convertirse en un laboratorio artístico. Atrapando emociones de un amplio y diverso público que acuden a esta instalación, en busca de toda una confluencia donde se imbrica la música, las artes plásticas-fotografía, la moda, el performance, la danza, el diseño industrial, una exquisita comida y unos bármanes que preparan los tragos a golpe de sonidos, olores, colores y sabores. La mezcla de texturas perfectas para pasar una velada prometedora, y hacer de cada encuentro un regalo especial para la memoria. X Alfonso llevó adelante este proyecto que él mismo definió como «un Movimiento Cultural Contemporáneo de Vanguardia». Desde su apertura, la vistosa chimenea anunciaba que la industria se encontraba una vez más en marcha, pero ahora sería con vapores de otro tipo; puesto que la experimentación estaba a la orden del día. Concepto que su creador ha defendido hasta la actualidad. En una entrevista que concediera el ex-integrante de la agrupación Síntesis (X Alfonso) a Progreso Semanal antes de la apertura de la FAC, comentó que desde el inicio «contó con todo el apoyo del Ministerio de Cultura, el Instituto de la Música…» y que tenían la colaboración del Instituto Superior de Diseño (ISDI). Argumentó además, que en este espacio se darían cita relevantes eventos como el Festival Havana World Music, donde habría una amplia participación de artistas nacionales y extranjeros. También la fábrica sería eco del Festival de Cine y el Festival de Teatro. En fin, que estaría vinculada a todos los eventos de arte que se sucedieran en el país; afirmación que se puede dar por sentada a cuatro años de su apertura. Algunos usuarios a través de la página web de la agencia TripAdvisor, han dejado reflejadas sus opiniones entre los comentarios que aborda la Fábrica de Arte Cubano, visualizado en esta plataforma como unos de los espacios de mayor interés turístico en La Habana. Para Dulia O de Chile es «Entretenido y variado, la fábrica de arte tiene de todo: galerías, música, comida, teatro. Apuestas innovadoras, juventud inspiradora, buen aire. ¡Felicitaciones!» Majo Castro de Colombia opinó que «Todo el mundo que conocía que había visitado Cuba, me habían advertido que TENÍA que ir a este lugar. ¡AHORA ENTIENDO PORQUÉ!! No puedo explicar lo que es, in fact, ninguno de mis amigos puede. ¡Lo único seguro es que la pasarás GENIAL! Todo el tiempo hay una programación que nunca es mala. ¡Y mientras todo pasa, (performances, bandas, cantantes, rock, jazz, salsa, afro beat) también puedes ver el arte colgado en las paredes de los extraños, pero impresionantes pasadizos que tiene! Los cocteles son muy económicos y la gente siempre está para pasarla bien. ¡Gran lugar para hacer amigos y tener una noche de fiesta!» Y para finalizar la noche, o tal vez iniciarla, al lado de este laboratorio artístico se encuentra el restaurante El Cocinero, alejado de todo estereotipo. Es una apuesta por redefinir la experiencia gastronómica en Cuba con una cocina intencionada y de ocasión. Con un menú adaptado a selectas recetas internacionales a partir de ingredientes distintivos de la Isla. El restaurante opta por una decoración contemporánea y minimalista que armoniza con la arquitectura originaria y a su vez la realza. El resultado es un espacio exclusivo, ambientado con una iluminación tenue y música cómplices del momento. Una imponente chimenea distingue a este local que armoniza la zona donde se ubica la FAC. Pues sin más, sólo me queda convidar a los viajeros a que experimenten emociones visitando la exclusiva, Fábrica de Arte Cubano.

  • 0 La Habana, una dama que cumple 500 años

    0.00 de 0 votos

    Para algunos visitantes La Habana despierta cada mañana como detenida en el tiempo. Como Penélope esperando a su Odiseo en el célebre poema épico de Homero, La Odisea, capitalinos, cubanos en general y turistas, detienen su paso al andar por la extensa avenida del malecón, y se hace innegable una parada en este sofá, que sirve de pretexto para hacer como el personaje griego, aunque con un motivo diferente al de ella, sino para contemplar a La Habana, que este año celebra su 500 aniversario. Y si bien para algunos un número es sólo una cifra, debemos atribuirle a esta una dama añosa que no recae con el tiempo, el haber sido nombrada formalmente como Ciudad Maravilla del Mundo Moderno, en junio de 2016. Título que alcanzó al ser elegida por miles de personas en el tercer concurso anual que convoca la fundación suiza New7Wonders, por su «atractivo mítico, lo cálido y acogedor de su ambiente, y el carisma y jovialidad de sus habitantes», así lo consideró Bernard Weber presidente de la fundación suiza. Además, argumentó que «con el reconocimiento de esta urbe como una de las siete ciudades maravilla del mundo moderno, se ha convertido en parte de la memoria global como una de las siete cosas que todo el mundo en el planeta puede y va a recordar». Los visitantes no se sientan a esperar en el malecón como Penélope. Se sientan a respirar el olor a salitre que contornea la danza de los barquitos pesqueros, o los cruceros que atracan en la bahía. A ver y a oler el sabor a felicidad de miles de enamorados que ratifican su amor plasmados en besos, caricias o selfis en un malecón que antiguamente servía para la defensa y protección de sus habitantes, pero que en día sirve como testigo de la unión entre almas que se unen por un sentimiento especial, el amor. Estos muros que como fieles camaradas ayudan a contemplar una ciudad resguardada por ellos, que en los tiempos de la colonia impedían el saqueo de Corsarios y Piratas, y aunque su función actual no es la misma, sino otra que evitar que la naturaleza se ensañe con fuerza en esta dama (La Habana); aún se recrea la ceremonia de lanzar a las nueve de la noche hora de Cuba, un cañonazo que simboliza un desfile militar con atributos y técnica de la etapa colonial, y concluye con el disparo de una salva desde uno de los cañones ubicados en la Cabaña. Dicha tradición, rememora el cierre de la ciudad en tiempos de la colonia española y actualmente es uno de sus atractivos turísticos. Fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación en Cuba. Si se anda por determinadas calles de La Habana Vieja como Obispo que fue concebida de manera muy estrecha para resguardarse del sol, con un trazado en damero a partir de una plaza mayor, propia de las ciudades hispanoamericanas y aún en la actualidad es una importante arteria dentro de la ciudad, nos salta a la vista como estar en un trance entre lo colonial que emana aires de modernidad. Actualmente Obispo es una calle sólo de paso peatonal y aunque otrora cumplió una función comercial, estableciéndose en ella casas de modas y dulcerías, los más animados cafés y algunas boticas, poco a poco se le agregaron otros servicios. Era muy transitada de día por desembocar en la Plaza de Armas y Casa de Gobierno, encanto que no ha perdido con el tiempo, y continúa siendo de las más transitadas por cubanos y extranjeros. Pero si de lugares mágicos se hablara, tenemos a la modernidad que caracteriza esta urbe en la zona del Vedado, donde la vida nocturna es parte de la cotidianidad. En los alrededores de La Rampa (Calle 23) hay una gran variedad de clubes nocturnos, discotecas, teatros y cabarets, lugares de gran interés para los visitantes. Si andamos por las calles del Vedado podemos vislumbrar una variada arquitectura, desde edificaciones modernos hasta los más altos de la capital cubana. Por otro lado, se puede apreciar también, las propiedades de época de los ricos en tiempos pasados. En fin, que La Habana es encanto, elegancia y tradición. Perderse este encuentro con la mezcla de lo antiguo y lo moderno, sería un hecho inaceptable por los que saben apreciar el buen gusto, ante una ciudad que aumenta su embrujo con el tiempo.

  • 0 Delicias del trópico

    0.00 de 0 votos

    A modo de slogan se escucha la frase «ponerle sabor a la vida», y para que algunos corazones sean conquistados es necesario atraerlos con el olor del gustillo que provoca una comida maravillosa. Nos rememore recuerdos, vivencias y placeres sazonados en un aliño de emociones. Viajar a otros países, conocer personas, vivir experiencias irrepetibles, caminar por calles impregnadas de nuevos olores, entre otras vivencias, pueden ser parte de las grandes emociones que la mayoría de las personas sueñan con realizar en algún momento de sus vidas. Esta ilusión forma parte de muchas listas de deseos. Una vez materializadas nos aseguramos de guardarlas en la memoria con todo el cariño posible. Pero en estas fantasías cumplidas cada uno la matizamos con nuestro toque personal, ya sea a través de imágenes capsuladas y sus populares selfies, suvenires para llevarle de presente a los amigos y familiares, contacto de nuevos conocidos y otros tipos de detalles. Sin duda alguna, entre los privilegiados por la aceptación que encuentra entre los visitantes extranjeros, está la visita a los lugares donde se ofertan agradables platos. Acariciar con la vista platos típicos del lugar, comidas exóticas o simplemente delicias culinarias, vale un precio del que muchos sin parpadear tienen un capital disponible para saciar el deseo. Claro que todo depende del presupuesto de cada cual, y por ese motivo varían las opciones desde las económicas hasta las suculentos deleites que pueden estar en formato un formato gourmet dependiendo del lugar y su exclusividad. Sin haberlo tenido en cuenta, puede que te tropieces con un todo incluido si caminas por las calles de La Habana. Cuando me refiero a un todo incluido hablo de un lugar ya sea restaurante, bar, cafetería o dulcería, donde confluye el clima grato del local, la sonrisa de sus trabajadores, el olor que humecta la boca, la música que matiza el ambiente con los ritmos caribeños; o, un paisaje interesante donde la arquitectura compone parte de los recuerdos. Algo así sucede en la concurrida calle Obispo en La Habana Vieja, en el renombrado Callejón de Hamel templo de la cultura afrocubana. Ubicado en Centro Habana, o en los modernos restaurantes ubicados en la Avenida Paseo donde encontramos algunos próximos al mar. Y para comenzar el día nada mejor que un buen desayuno en «Tatagua», abierto al público todos los días y especializados en comida Cubana e Internacional. Por sólo mencionar algunos de los locales más populares tenemos «El Biky», valorado por muchos visitantes y locales como uno de los mejores sitios, para comer en Centro Habana una buena ropa vieja o cerdo asado, tienen platos europeos y precios razonables para los turistas. Envuelto bajo un ambiente familiar nos tropezamos si vamos por la zona del Vedado con «La Catedral» y dentro de la misma ruta encontramos el Ecléctico, caracterizado por un tipo de cocina de fusión, internacional e italiana. Es un lugar moderno que sirve un menú en cada estación y tiene en cuenta el gusto de sus clientes. Envuelto en la atmósfera que confluye en el bodegón español y a luz de faroles y velas, el cliente puede disfrutar en «Los Nardos» de exquisitas preparaciones en los más de 60 platos, incluidos en la carta. Mientras transcurre la cena es posible escuchar en vivo lo mismo acordes de un piano, un violín o una flauta, y como si no fuera suficiente cuenta con una cava con más de 500 botellas, y como broche de oro se puede concluir la velada disfrutando de tragos cubanos elaborados con técnicas de la coctelería internacional. Recreado bajo el sello de la película icónica Fresa y Chocolate de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío, «La Guarida» es parte del escenario de este memorable filme cubano, en coproducción con España y México. Este restaurante abrió sus puertas el 14 de julio de 1996, en un hermoso palacete de principios del siglo XX. En la actualidad, constituye un edificio multifamiliar que ofrece un ambiente único donde se mezclan la rutina diaria de los vecinos, con las faenas de un restaurante de lujo. Comer es uno de los grandes placeres de la vida, por eso nada mejor que llevarse un grato recuerdo del sabor cubano con su toque tropical.

  • 0 Jardines del Rey - un paraíso natural dentro de Cuba

    5.00 de 1 votos

    Las grandes ciudades, son un destino atractivo para cualquier viajero que disfrute de las luces, la música, la nocturnidad bohemia, la complicidad de bares y sus coloridos cocteles, además de los cabarets con exóticas bailarinas. Todas ellas, son propuestas válidas para los adeptos a las fuertes emociones. Ahora, para los que prefieren el sosiego, el reposo de las verdes palmeras que cubren bajo sus penachos las hamacas contoneadas al compás del viento, la calma inspiradora de las aguas cristalinas cubanas adornadas con la blancura de su arena, el olor a salitre que nos traslada a un estado de relax total, y el despeje que nos deja el soplo de la brisa marina, son opciones que acarician y alimentan el alma tanto como ir a una súper fiesta. Todo varía según la preferencia del viajero, pero no cabe dudas que el embrujo del turismo de Sol y Playa de esta isla, conquista a muchos extranjeros y nacionales. Argumentos suficientemente poderosos para atraer la atención de los vacacionistas. Si a ello le incluimos el hospedaje en un hotel de cinco estrellas ubicado en el archipiélago de Jardines del Rey en el polo turístico de Cayo Coco, pues el plus del encanto está garantizado. Para ello se esmeran con una dedicación total cada jornada, los trabajadores que laboran en este resort. Entre sus atractivos se encuentran las habitaciones distribuidas en bungalows de tres niveles, algunas recámaras tienen incluido el lujo de contar con una vista al Mar Caribe. Y aunque esta particularidad podría marcar una enorme diferencia, es innegable que todas tienen el confort necesario para unas vacaciones inmejorable. Ideal para familias, bodas, luna de miel y eventos, así como el buceo, la pesca y la observación de aves, Jardines del Rey se erige en la primera línea de mar de Playa Flamenco. Este complejo turístico ha alcanzado popular por su Boulevard, que tiene atracciones gastronómicas, artesanales y de ocio.  Además de un Club infantil amenizados con una variada programación de actividades recreativas y atracciones, todo ello pensado para el disfrute de los pequeños. Como parte del legado de nuestros antepasados europeos, podemos mencionar que los españoles bautizaron entre 1513 y 1514 a un conjunto de cayos como Jardines del Rey, en honor al entonces monarca Fernando el Católico. De este lugar paradisiaco sobresalen Cayo Coco y Cayo Guillermo, escenarios naturales ideales para los deportes náuticos y la recreación. Con playas protegidas, pero a la vez adornadas por una abundante vegetación boscosa que acoge una fauna diversa, donde reinan los flamencos rosados. Todo un paisaje de lujo que alegra la vista de las personas que visitan el lugar. El caliente clima tropical conspira para tener un disfrute total en esas tranquilas playas caribeñas. Es catalogado como la tercera región turística en importancia de Cuba, y está entre los mejores sitios del Caribe para el ecoturismo y las excursiones. Este polo turístico se encuentra abrazado en su porción septentrional por una barrera de arrecifes de coral de más de 400 kilómetros de largo, considerada entre las más importantes del planeta junto con la Gran Barrera Australiana y el Gran Arrecife Mesoamericano. Sus formaciones naturales únicas, crean todo un universo natural lleno de color que se convierte en un acuario natural, la magia radica en ser protagonistas a través de la observación, para ello se realizan actividades como el snorkeling o el buceo. Y si todo este encanto natural pareciera insuficiente para conquistar a foráneos y nacionales, está el Centro Recreativo Delfinario Cableski, ubicado en la zona de Cayo Guillermo. Esta es una de las ofertas extrahoteleras que están entre la preferencia de los turistas que llegan al destino cubano de Jardines del Rey. Un viaje por este paraíso tropical, es innegablemente un sueño que muchos viajeros desean cumplir, pero del que, sin dudas, no quisieran despertar. 

  • 0 La coctelería cubana: una de las mejores del mundo

    0.00 de 0 votos

    Existen bebidas idóneas para cada estación del año, y otras simplemente adaptables a cualquier momento, pero sin dudas un buen coctel es siempre bien recibido para el que tenga la dicha de degustarlo. Si este grato encuentro es por consiguiente en La Habana, declarada Capital de la coctelería de Iberoamérica en el marco de la Feria Internacional de Turismo, Fitur 2018 que se desarrolló a inicios de este año; pues todo el universo converge para que la experiencia de saborear un buen daiquirí o un mojito cubano, por sólo citar algunos, sea un sublime néctar de los dioses. De la magia de mezclar y obtener un producto refrescante y sabroso nada mejor que venir a la cuna de la coctelería cubana «al Floridita», calificado por conocedores del tema como «el templo universal del coctel». En este lugar no sólo se puede catar un fuerte Daiquirí, conocido por tener entre sus ingredientes una medida de ron, una cucharada de azúcar, el zumo de la mitad de una lima, y hielo picado. Por lo general se debe servir en copas de champán. Es sin dudas rico, refrescante y singular, pero su verdadera popularidad la alcanzó al ser nombrado por el célebre periodista y escritor estadounidense, Ernest Hemingway en una de sus novelas. El prestigiado coctel nacional Mojito creado en la Bodeguita del Medio, un popular establecimiento habanero. Tiene un sabor inigualable, y es de preferencia entre nacionales y extranjeros. Para su preparación se necesita poner 2 cubitos de hielo en un vaso alto con el jugo de medio limón verde. Añadir la mitad de una cucharada de azúcar, 2 gotas de angostura, una medida de ron blanco y rellenar el recipiente de agua mineral con gas y unas hojitas de menta. Entre los más tradicionales se postula el Cuba Libre, que tiene en su composición una medida de ron blanco o de añejo 3 años, 5 medidas de coca cola o tukola que no es más que la aleación cubana, una tajada de limón verde exprimido y 2 cubitos de hielo. Estos no son los únicos que gozan de popular en la isla, pero si resaltan entre los de mayor preferencia. Hay quienes afirman que la preparación de los cocteles es un arte con sabor, aroma y color. Lo cierto es que se hace difícil por no decir imposible, imaginar la vida nocturna de una urbe ya sea en cualquier lugar del planeta, sin tener la posibilidad de degustar de este arte en estado líquido. Si por consiguiente vas de visita a Cuba, es casi obligatorio tomar al menos uno de nuestros increíbles cocteles. Como para gustos están hechos los sabores, colores y tamaños cabe entonces compartirles la diversidad que los diferencian. Existen varias subdivisiones ya sea por los ingredientes o el tipo de servicio. Se pueden distinguir los long drinks (bebidas largas), los short drinks (bebidas en copa pequeña), y los hot drinks (bebidas calientes), aunque en algunas ocasiones puede ser que los “hot” sean “short” o “long”. Amén de todas estas clasificaciones, los short drinks son los considerados por muchos seguidores como los verdaderos cocteles. Según sus características se dividen en Cocteles cobblers, que se caracterizan por ser una bebida decorativa y refrescante. Se decoran con frutas de temporada y en ocasiones con hojas de menta fresca. Los collins perteneciendo a lo que los anglosajones llaman long drinks. Es refrescante y puede tomarse a cualquier hora del día. Se prepara con jugo de limón y agua gasificada, directamente en un vaso largo lleno de cubos de hielo. La decoración es con una rodaja de limón y una cereza. Los cooler, son long drinks preparados con licor o destilado, bebida carbonatada que pueden ser Ginger Ale, Sidra o Champagne, un poco de azúcar y cáscara de naranja o limón colocadas en forma de espiral. Entre los preferibles para servir con las comidas y en reuniones sociales están los cups, preparados en recipientes con abundante hielo y fruta fresca. La bebida base es un vino blanco y espumoso como el cava. Los daisies son un tipo de coctel propio de la época estival, hechos a base de limón, granadina y como bebida base puede ser el brandi, ron o ginebra. Visitar esta calurosa isla tropical y degustar un refrescante coctel en La Habana, es un recuerdo imborrable para cualquier visitante que quiera gritarle al mundo que estuvo «en la capital de la coctelería Iberoamericana en este 2018».