hicuba.com
  Teléfono 53 7 2048244
  Este sitio web utiliza cookies

Menu

Destinos de turismo, hoteles, cultura y otros variados temas sobre Cuba

Regresar

0 Jardines del Rey - un paraíso natural dentro de Cuba

Su voto es:
5.00 de 1 votos

Las grandes ciudades, son un destino atractivo para cualquier viajero que disfrute de las luces, la música, la nocturnidad bohemia, la complicidad de bares y sus coloridos cocteles, además de los cabarets con exóticas bailarinas.

Todas ellas, son propuestas válidas para los adeptos a las fuertes emociones. Ahora, para los que prefieren el sosiego, el reposo de las verdes palmeras que cubren bajo sus penachos las hamacas contoneadas al compás del viento, la calma inspiradora de las aguas cristalinas cubanas adornadas con la blancura de su arena, el olor a salitre que nos traslada a un estado de relax total, y el despeje que nos deja el soplo de la brisa marina, son opciones que acarician y alimentan el alma tanto como ir a una súper fiesta. Todo varía según la preferencia del viajero, pero no cabe dudas que el embrujo del turismo de Sol y Playa de esta isla, conquista a muchos extranjeros y nacionales.

Argumentos suficientemente poderosos para atraer la atención de los vacacionistas. Si a ello le incluimos el hospedaje en un hotel de cinco estrellas ubicado en el archipiélago de Jardines del Rey en el polo turístico de Cayo Coco, pues el plus del encanto está garantizado. Para ello se esmeran con una dedicación total cada jornada, los trabajadores que laboran en este resort. Entre sus atractivos se encuentran las habitaciones distribuidas en bungalows de tres niveles, algunas recámaras tienen incluido el lujo de contar con una vista al Mar Caribe. Y aunque esta particularidad podría marcar una enorme diferencia, es innegable que todas tienen el confort necesario para unas vacaciones inmejorable.

Ideal para familias, bodas, luna de miel y eventos, así como el buceo, la pesca y la observación de aves, Jardines del Rey se erige en la primera línea de mar de Playa Flamenco. Este complejo turístico ha alcanzado popular por su Boulevard, que tiene atracciones gastronómicas, artesanales y de ocio.  Además de un Club infantil amenizados con una variada programación de actividades recreativas y atracciones, todo ello pensado para el disfrute de los pequeños.

cayo coco

Como parte del legado de nuestros antepasados europeos, podemos mencionar que los españoles bautizaron entre 1513 y 1514 a un conjunto de cayos como Jardines del Rey, en honor al entonces monarca Fernando el Católico. De este lugar paradisiaco sobresalen Cayo Coco y Cayo Guillermo, escenarios naturales ideales para los deportes náuticos y la recreación. Con playas protegidas, pero a la vez adornadas por una abundante vegetación boscosa que acoge una fauna diversa, donde reinan los flamencos rosados. Todo un paisaje de lujo que alegra la vista de las personas que visitan el lugar. El caliente clima tropical conspira para tener un disfrute total en esas tranquilas playas caribeñas.

Es catalogado como la tercera región turística en importancia de Cuba, y está entre los mejores sitios del Caribe para el ecoturismo y las excursiones. Este polo turístico se encuentra abrazado en su porción septentrional por una barrera de arrecifes de coral de más de 400 kilómetros de largo, considerada entre las más importantes del planeta junto con la Gran Barrera Australiana y el Gran Arrecife Mesoamericano. Sus formaciones naturales únicas, crean todo un universo natural lleno de color que se convierte en un acuario natural, la magia radica en ser protagonistas a través de la observación, para ello se realizan actividades como el snorkeling o el buceo.

Y si todo este encanto natural pareciera insuficiente para conquistar a foráneos y nacionales, está el Centro Recreativo Delfinario Cableski, ubicado en la zona de Cayo Guillermo. Esta es una de las ofertas extrahoteleras que están entre la preferencia de los turistas que llegan al destino cubano de Jardines del Rey. Un viaje por este paraíso tropical, es innegablemente un sueño que muchos viajeros desean cumplir, pero del que, sin dudas, no quisieran despertar.