hicuba.com
  Teléfono 53 7 2048244
  Este sitio web utiliza cookies

Menu

Destinos de turismo, hoteles, cultura y otros variados temas sobre Cuba

Regresar

0 Delicias del trópico

Su voto es:
0.00 de 0 votos

A modo de slogan se escucha la frase «ponerle sabor a la vida», y para que algunos corazones sean conquistados es necesario atraerlos con el olor del gustillo que provoca una comida maravillosa. Nos rememore recuerdos, vivencias y placeres sazonados en un aliño de emociones.

Viajar a otros países, conocer personas, vivir experiencias irrepetibles, caminar por calles impregnadas de nuevos olores, entre otras vivencias, pueden ser parte de las grandes emociones que la mayoría de las personas sueñan con realizar en algún momento de sus vidas. Esta ilusión forma parte de muchas listas de deseos. Una vez materializadas nos aseguramos de guardarlas en la memoria con todo el cariño posible.

Pero en estas fantasías cumplidas cada uno la matizamos con nuestro toque personal, ya sea a través de imágenes capsuladas y sus populares selfies, suvenires para llevarle de presente a los amigos y familiares, contacto de nuevos conocidos y otros tipos de detalles.

comida cubana (arroz moro y ropa vieja)Sin duda alguna, entre los privilegiados por la aceptación que encuentra entre los visitantes extranjeros, está la visita a los lugares donde se ofertan agradables platos. Acariciar con la vista platos típicos del lugar, comidas exóticas o simplemente delicias culinarias, vale un precio del que muchos sin parpadear tienen un capital disponible para saciar el deseo. Claro que todo depende del presupuesto de cada cual, y por ese motivo varían las opciones desde las económicas hasta las suculentos deleites que pueden estar en formato un formato gourmet dependiendo del lugar y su exclusividad.

Sin haberlo tenido en cuenta, puede que te tropieces con un todo incluido si caminas por las calles de La Habana. Cuando me refiero a un todo incluido hablo de un lugar ya sea restaurante, bar, cafetería o dulcería, donde confluye el clima grato del local, la sonrisa de sus trabajadores, el olor que humecta la boca, la música que matiza el ambiente con los ritmos caribeños; o, un paisaje interesante donde la arquitectura compone parte de los recuerdos.

Algo así sucede en la concurrida calle Obispo en La Habana Vieja, en el renombrado Callejón de Hamel templo de la cultura afrocubana. Ubicado en Centro Habana, o en los modernos restaurantes ubicados en la Avenida Paseo donde encontramos algunos próximos al mar. Y para comenzar el día nada mejor que un buen desayuno en «Tatagua», abierto al público todos los días y especializados en comida Cubana e Internacional.

Por sólo mencionar algunos de los locales más populares tenemos «El Biky», valorado por muchos visitantes y locales como uno de los mejores sitios, para comer en Centro Habana una buena ropa vieja o cerdo asado, tienen platos europeos y precios razonables para los turistas. Envuelto bajo un ambiente familiar nos tropezamos si vamos por la zona del Vedado con «La Catedral» y dentro de la misma ruta encontramos el Ecléctico, caracterizado por un tipo de cocina de fusión, internacional e italiana. Es un lugar moderno que sirve un menú en cada estación y tiene en cuenta el gusto de sus clientes.

Envuelto en la atmósfera que confluye en el bodegón español y a luz de faroles y velas, el cliente puede disfrutar en «Los Nardos» de exquisitas preparaciones en los más de 60 platos, incluidos en la carta. Mientras transcurre la cena es posible escuchar en vivo lo mismo acordes de un piano, un violín o una flauta, y como si no fuera suficiente cuenta con una cava con más de 500 botellas, y como broche de oro se puede concluir la velada disfrutando de tragos cubanos elaborados con técnicas de la coctelería internacional.

Recreado bajo el sello de la película icónica Fresa y Chocolate de Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío, «La Guarida» es parte del escenario de este memorable filme cubano, en coproducción con España y México. Este restaurante abrió sus puertas el 14 de julio de 1996, en un hermoso palacete de principios del siglo XX. En la actualidad, constituye un edificio multifamiliar que ofrece un ambiente único donde se mezclan la rutina diaria de los vecinos, con las faenas de un restaurante de lujo.

Comer es uno de los grandes placeres de la vida, por eso nada mejor que llevarse un grato recuerdo del sabor cubano con su toque tropical.