hicuba.com
  Teléfono 53 7 2048244
  Este sitio web utiliza cookies

Menu

Destinos de turismo, hoteles, cultura y otros variados temas sobre Cuba

Regresar

0 Noches habaneras

  • Turismo
  • por Lisandra Leyé del Toro
  • 01-04-2019
Su voto es:
0.00 de 0 votos

night club la zorra y el cuervo

Las noches habaneras suelen ser variopintas, con su diversidad de club, centros nocturnos, cabarets, restaurants u otros espacios idóneos para pasar una velada prometedora entre música, comida y bailes; sin embargo, hay algunos que sobresalen en la preferencia del público extranjero por contar con un ambiente especial para hacer de su viaje a Cuba, un destino de primer orden, entre ellos están el bar «Gato Tuerto» y el Jazz Club «La zorra y el Cuervo».

A unos pasos del Hotel Nacional y del malecón habanero, el Café Concert Gato Tuerto, conserva el encanto que lo sitúa entre los espacios más frecuentados por la intelectualidad y la bohemia habanera. Su historia está íntimamente ligada a las voces más prestigiosas de la cancionística cubana que han dejado sus huellas indelebles en el tiempo.

En el Gato se logra una interacción entre artista y público que hace que el disfrute sea pleno, sumándose a ello la buena bebida, entre las cuales sobresale el trago de la casa, confeccionado con cremas de whisky y bautizado con el sugerente nombre de «Orgasmo del Gato».

Este club nocturno fue fundado en 1960, situado en pleno corazón del Vedado capitalino, en Calle O e/ 17 y 19, Vedado, Plaza de la Revolución. La edificación cuenta con un restaurante en el piso superior y en los bajos se encuentra el Club ambientado con obras de artistas cubanos de la plástica de Amelia Peláez, Mariano Rodríguez, Raúl Tapia, Alberto Falcón y otras destacadas figuras.

El Restaurante con una vista espectacular de la ciudad, abre todos los días desde las 12:00 - 00:00 hrs. El Café Concert también está disponible a diario desde las 22:00 y hasta las 06:00 hrs. Caracterizada por un tipo de cocina Cubana e Internacional y un servicio a la carta, los precios oscilan de los $8.00 a $14.00 CUC. Dentro del lugar se puede acceder al Bar donde hay un ambiente agradable debido a su climatización. Se puede hacer pedidos de comida para llevar, además de disfrutar de una amena música grabada, un servicio de parqueo, y las protagonistas de la noche, las presentaciones en vivo. Y como está pensado para que los visitantes sientan satisfacción total, existe un área para los fumadores. Es aconsejable ir temprano si lo que se pretende es conseguir una mesa, ya que suele llenarse, sobre todo a partir de las 23h, tanto por turistas como por lugareños.

Con una atmosfera de intimidad se presenta en Calle 23, entre N y O, Vedado el Jazz Club «La Zorra y el Cuervo», para hacer de este un lugar sugerente donde se puede escuchar a los mejores músicos del panorama jazzístico cubano.

Dicho original espacio está disponible desde las 23.00 hrs hasta las 03.00 hrs. La entrada incluye dos bebidas y un refrigerio. Si necesitas una dosis de música en directo, La Zorra Y El Cuervo siempre está. Pocas veces al año te encuentras la sala en silencio. Hasta él acuden foráneos y locales. El local continúa casi intacto desde que abrió. Conserva la vidriera y una puerta que recuerda a las famosas cabinas inglesas.

Situado en el sótano de un edificio de viviendas de la céntrica Rampa, a unos metros de los hoteles Saint John’s y Habana Libre, La Zorra y el Cuervo es el club de jazz más famoso de La Habana. El acceso es a través de una singular cabina telefónica de color rojo, uno de los iconos más característicos de la ciudad de Londres, por lo que hay que estar atento para no pasar de largo.

Todas las noches este clásico ineludible para los amantes del jazz, abre sus puertas a un público numeroso y comprometido. La Zorra y El Cuervo ha contribuido en gran parte a poner La Habana en el circuito de giras de las grandes estrellas del jazz internacional. En él han actuado míticos de la escena del jazz como Chucho Valdés, Roberto Fonseca o George Benson. Cada noche, se programan excelentes conciertos de diferentes estilos, como el jazz, la salsa o la timba cubana, entre muchos otros. A diferencia de las grandes salas de conciertos, los cantantes están muy próximos al público, dando sensación de cercanía.