Ataques de tiburones en Cuba: lo que debe conocer acerca del tema.

tiburon de arrecife
Tiburón de Arrecife

Es difícil encontrar una persona a quién los tiburones le sean indiferentes, de hecho, la mayoría de los humanos sentimos una mezcla de temor-admiración casi genética por estos hermosos peces y, tal vez gracias al cine y a una publicidad en gran parte negativa de los medios de comunicación, mucha gente lo piensa dos veces antes de entrar al mar, sin conocer, quizás, que es mucho más probable morir ahogado o de cualquier otra causa accidental que a consecuencia del ataque de un tiburón.

De hecho, ser atacado o mordido por un tiburón representa 1 probabilidad entre 3.8 millones y de morir a consecuencia de un ataque la probabilidad es de 1 entre 252 millones, así que es más probable morir a consecuencia del impacto de un rayo o por mordeduras de un perro que por el ataque de un tiburón, y sin embargo, casi nadie tiene en mente estos otros peligros.

tiburon martillo
Tiburón Martillo

Cuba es una isla, la rodea por todas partes el mar, el hábitat natural de los tiburones, y mucha gente entra a diario al agua con fines recreativos, a cualquier hora, en cualquier sitio costero, así que un encuentro con tiburones es siempre posible, aunque las estadísticas dicen que un ataque es muy improbable como se verá más adelante.

Si tiene planes de viajar a Cuba próximamente para disfrutar de alguna playa y está preocupado con el asunto de los ataques de tiburones, en particular porque no encuentra mucha información al respecto quizás quiera seguir leyendo y encontrar algunas respuestas a sus dudas.

Pero primero hay que responder tres preguntas básicas.

  1. ¿Hay especies de tiburones peligrosas para el ser humano en Cuba?
  2. ¿Se han producido ataques de tiburones a personas en Cuba?
  3. ¿Cuántos ataques se han producido en los últimos años?

Las respuestas en breve son:

  1. Una mala: En las aguas cubanas habitan varias especies de tiburones peligrosas para el ser humano.
  2. Otra mala también: En Cuba sí han habido ataques no provocados de tiburones a personas.
  3. Una muy buena: Los ataques de tiburones son muy raros en Cuba y no ha habido ataques mortales desde la década de los '50, es decir en más de 55 años. En los últimos 50 años solo se han producido 4 ataques no provocados, ninguno de ellos fatal.

En los mares que rodean la isla habitan alrededor de 54 especies de tiburones, la mayoría de ellos no representan peligro alguno para el ser humanos pero también están presentes varias de las especies más peligrosas, entre ellas:

Nombre común Nombre científico Nombre en Cuba
Tiburón Blanco Carcharodon carcharias Jaquetón de Ley
Tiburón Toro Carcharhinus leucas Cabeza de Batea
Tiburón Tigre Galeocerdo cuvieri Alecrín
Tiburón Oceánico Carcharhinus longimanus Galano
Tiburón Azul Prionace glauca Tiburón Azul
Tiburón Martillo Sphyrna mokarran Cornuda de Ley
Tiburón Arenero Carcharhinus obscurus Tiburón Amarillo
Tiburón Limón Carcharhinus acronotus Tiburón Limón

De estas especies, las tres más peligrosas para las personas que se recrean en aguas costeras son el tiburón Blanco, el Tigre y el Toro que acumulan la mayoría de los ataques reportados a humanos a nivel mundial.

Entre 1749 y 2014 hay reportados 44 ataques de tiburones a humanos en Cuba (39 de ellos no provocados y 5 provocados), con 22 muertes confirmadas. Es casi seguro que esta información no refleje el 100% de los ataques ocurridos en ese período debido, entre otros factores a:

tiburon oceanico de puntas blancas
Tiburón Oceanico de Puntas Blancas

El primer ataque en Cuba del que se tiene constancia ocurrió en Enero de 1749, en la Bahía de La Habana, la víctima fue un marinero inglés que estaba nadando en sus aguas y no fue fatal, aunque perdió un pie. El último ataque registrado ocurrió en Enero de 2009, en la Bahía de Guantánamo (en la zona de la base aeronaval de Estados Unidos), donde un contratista civil de la base que estaba pescando en aguas poco profundas (3 pies o 91 cm) fue atacado por un tiburón Toro, tampoco fue fatal, aunque recibió serias heridas en una pierna.

Cómo se distribuyen estos ataques a lo largo de la isla?

Casi el 80% de los ataques han ocurrido en las provincias de La Habana (19 ataques, 13 fatales), Guantánamo (6 ataques, ninguno fatal), Santiago de Cuba (3 ataques, 2 fatales) y en áreas desconocidas, que son generalmente zonas alejadas de las costas (20 millas o más, 6 ataques, 2 fatales). Los ataques en La Habana ocurrieron principalmente en la bahía (7 en total, 4 fatales y el último en 1904), Cojímar (6 ataques, 4 fatales, último en 1957) y frente a la costa de la ciudad (5 ataques, 5 fatales, último en 1933).

Otras 3 provincias han tenido 2 ataques reportados en toda su historia, Matanzas (2 fatales, en la zona de la Bahía de Matanzas), Villa Clara (los 2 fatales también, en Caibarién) y Camaguey (1 fatal en la Bahía de Nuevitas). Finalmente, Pinar del Río, Cienfuegos y Holguín han tenido un ataque cada una, ninguno de ellos fatal.

Los ataques más mortíferos ocurrieron ambos en 1898, en el marco de la Guerra Hispano – Cubana – Americana:

Cronológicamente, la distribución de los ataques reportados es la siguiente:

tiburones toro
Tiburón Toro

Llama la atención y parece difícil, que en un período de 44 años, desde 1957 hasta 2001, no se haya reportado ningún ataque, máxime cuando es a partir de la década de los 50' que se masifica en Cuba el uso de las playas y costas con fines recreacionales. La explicación obvia es la falta de estadísticas: no hay información en el ISAF ni en el Shark Attack Data, porque la ruptura de relaciones entre Cuba y Estados Unidos interrumpió el flujo de información entre los dos países y desde 1959 los medios de prensa de Cuba no cubren eventos como los ataques de tiburones a humanos.

Aunque la frecuencia de ataques en el período 1930 a 1960 disminuyó de un ataque cada 1.6 años a un ataque cada 2.6 años entre los años 2001 y 2014, no habría que sorprenderse si la cantidad de ataques en números absolutos aumenta en las próximas décadas, porque en la medida que la cantidad de personas que entran al mar con fines recreacionales aumente, y cada día aumenta, también aumentan las probabilidades de un encuentro indeseado con un tiburón. Sin embargo, un aumento en números absolutos no quiere decir que aumente la tasa de probabilidades de ataques, la cual se ha mantenido estable.

tiburon ballena
Tiburón Ballena o Pez Dama

Hay que señalar también que estudios científicos en proceso y criterios bastante generalizados de pescadores hacen temer que la población de tiburones en aguas cubanas ha disminuido debido a la sobrepesca, a pesar de que el 18% de la superficie total de la plataforma marina de Cuba está protegida en la actualidad, aunque, obviamente, esto no significa una protección del 100% para los tiburones, ya que muchas especies migran estacionalmente recorriendo grandes distancias que las ponen fuera de las áreas protegidas. Las áreas protegidas con mayor población de tiburones son los Jardines de la Reina al sur de la provincia de Camaguey donde se puede bucera en compañía de varias especies de escualos. También la Bahía de Nuevitas y la Playa Santa Lucía, en la costa norte de la misma provincia, tienen una buena población de tiburones entre los que predominan los Toros.

Como quiera, y a pesar de que las probabilidades reales de un ataque de tiburón en Cuba son remotas hay medidas y precauciones que uno puede tomar para reducirlas más, si cabe (de acuerdo con las recomendaciones de George H. Burgess, del International Shark Attack File de la Universidad de la Florida):

En resumen, cuando se entra al mar siempre hay alguna probabilidad de encontrarse con un tiburón porque ese es su hábitat natural, pero las probabilidades de ser atacado son tan escasas que no vale la pena preocuparse demasiado y dejar de disfrutar del potencial recreativo de las costas, las playas, el mar y el sol por este motivo. De hecho, y para poner en perspectiva y en su justa dimensión la posibilidad de un ataque de tiburón, se puede mencionar que las abejas, avispas y serpientes son responsables de más muertes de seres humanos cada año que los tiburones, y la verdad sea dicha, nadie se preocupa apenas, al menos, por las abejas y avispas.

Fuentes consultadas:

Autor: José Ramón Castro - Abril 27, 2015