Entre lo real y lo maravilloso del ron cubano

museo del ron

Museo del Ron en La Habana

museo del ron en la habana

Por qué el ron cubano goza de gran aceptación en el mundo? Ante esa interrogante nos adentramos hoy para explorar, el porqué de que algunas marcas nacionales hayan alcanzado éxito en el mercado internacional, y que sean a su vez de preferencia entre los lugareños.

Las tierras tropicales fueron el paraíso ideal para la plantación de la caña de azúcar. De la melaza destilada se obtenía una bebida alcohólica que con el tiempo, se fue perfeccionando hasta obtener variados néctares. Los británicos comenzaron a importarlo a Europa, donde su consumo se extendió.

En la actualidad, es elaborada en más de treinta países que les ponen su sello particular. Los rones cubanos tienen una alta demanda dentro y fuera del territorio nacional. Las bondades de nuestros suelos ayudaron a la destilación de agradables rones. Una muestra representativa son el Havana Club, Arecha, Legendario y el Santiago de Cuba.

En entrevista concedida por el primer maestro ronero José Pablo Campa al diario Juventud Rebelde, aseguró que «este producto tiene la exclusividad de Cuba, de su clima, la cultura, la herencia recibida con amor y fidelidad por los maestros roneros, quienes a través de los años han sabido mantener el sabor, aroma, y calidad que hacen del ron nuestro uno de los mejores de todo el mundo.

Rones cubanos de la marca Havana Club

Existen tres variedades comercializadas en el extranjero: el blanco, dorado y el añejo. Al ron dorado se le añade caramelo, por ello toma ese color ámbar. El añejo u oscuro se diferencia por su intensidad de sabor y fuerte aroma dulce. En coctelería, por sus características se le usa como base de algunos de los cocteles más afamados, como el tradicional Mojito o el Daiquiri.

La Corporación Cuba Ron S.A rescató esta historia y tradición, aglutinando lo que en cultura ronera prevalece en la industria nacional. Además fortaleció sus fábricas y comenzó a desarrollar variedades, aptas para la degustación de disímiles predilecciones y mercados. Materializando esos objetivos, se creó una estructura que comprenden tres empresas mixtas, cinco roneras, y dos museos del Ron; con el objetivo fundamental de producir el mejor ron del mundo, lo cual fue un objetivo logrado. Ello permitió poder trasmitir e inspirarle a los clientes foráneos o nacionales, el misticismo que encierra esta isla tropical.


No es preciso ser un bebedor para disfrutar del Museo del Ron en La Habana Vieja, ya que al visitarlo nos permite introducirnos en parte de la cultura cubana. El museo cuenta con un interesante circuito guiado, donde se expone el complejo proceso de la fabricación del ron con máquinas antiguas.

mojito

La frescura de un Mojito cubano

mojito cubano
Rones cubanos de la marca Havana Club

La visita guiada se realiza en los idiomas de español, inglés, francés, alemán e italiano. En dicho recorrido se explica todo el proceso, desde la elaboración de los barriles de roble blanco, hasta su fermentación y añejamiento, pasando por una maqueta donde se reproduce al detalle una central azucarera. Como para que ningún cliente se quede sólo en la teoría y lleve consigo una imborrable vivencia, el precio de la entrada incluye una degustación al final.

Al terminar la visita la mejor opción es dirigirse al Havana Club Bar, al lado del museo. Allí los bármanes perpetúan la gran tradición de los cantineros cubanos, con su pericia en el arte de mezclar cócteles y cuidar a sus clientes. Se puede pedir un Mojito o un Daiquiri. Hacer una cata vertical, y una muestra de varios rones Havana Club desde los más jóvenes a los más antiguos.

Además, el bar Havana Club cuenta con un sabroso menú de platos internacionales y criollos. Por otra parte, muchas personas acuden al lugar exclusivamente por la música. Los artistas hacen vibrar regularmente «la casa» con su tradicional repertorio de son cubano, trova y bolero.

El ron cubano tiene una historia, en ella está atrapado su sabor, la textura que lo identifica haciéndolo único en el mundo, y su impregnado aroma. Todo ello se fusiona confluyendo en una bebida cautivadora, de este singular «destino Cuba».


Autora: Lisandra Leyé del Toro

Publicado: Junio 18, 2018