hicuba.com
  Teléfono 53 7 2048244
  Este sitio web utiliza cookies

Menu

Destinos de turismo, hoteles, cultura y otros variados temas sobre Cuba

Regresar

0 Cuba y sus tesoros naturales

Su voto es:
0.00 de 0 votos

Cuba se distingue por ser el mayor país del Caribe, y cuenta con una gran riqueza natural distribuida por todo el territorio. A lo largo de la isla, existen cientos de cayos que lo definen como archipiélago, y los mares circundantes ostentan paisajes maravillosos, espectaculares variedades de la flora y la fauna con elevados niveles de endemismo.

Entre las atracciones naturales más conocidas y accesibles desde una perspectiva generalista, donde se pueden experimentar múltiples actividades para interactuar con el verde del entorno y su combinación inevitable con el mar, senderos ecológicos y temáticos, paseos a caballo, cicloturismo, observación de aves, exploración de cavernas, escalada, buceo, entre otros, para regresar energizados y llenos de aire fresco a nuestra cotidianeidad.

Ubicada en la península occidental, específicamente en pinar del Río, tenemos a Guanahacabibes. Allí se precian de la salud de aves, iguanas, venados, jutías, cangrejos y cocodrilos que habitan en los bosques costeros, especialmente del cuidado que profesan durante la anidación de las tortugas marinas. Poseen unos 150 sitios arqueológicos aborígenes.

El Valle de Viñales dentro de la misma región, fue declarado como Paisaje Natural de la Humanidad, combina extensas llanuras verdes y sembrados, con sistemas de cavernas y múltiples elevaciones pintorescas, llamadas mogotes, en un espectáculo digno del más hermoso óleo, y apoyado por una vistosa urbanización que reúne un gran número de alojamientos privados.

Otro de los grandes tesoros del que cualquier viajero puede disfrutar, es sin dudas la Ciénaga de Zapatas en Matanzas, el mayor humedal del Caribe insular, categorizado como sitio Ramsar. Tiene el más grande reservorio de aves migratorias y endémicas de Cuba, como el tocororo y la ferminia, y un criadero de cocodrilos esencial para la preservación de la especie.

 

En el centro del país entre Ciego de Ávila y Camagüey se localiza Jardines de la Reina. Archipiélago casi virgen al sur de Cuba, compuesto por más de 600 cayuelos inmensamente ricos y modelo de explotación sostenible. Más de cien especies de peces de importancia económica y contemplativa, crustáceos, tortugas y corales, permiten la pesca deportiva controlada y el buceo, desde hostales flotantes.

En el corazón del destino turístico Jardines del Rey, muy cerca de transparentes playas y hoteles Todo Incluido está el parque Bagá. Allí se muestran animales exóticos, 300 especies de plantas y un restaurante ecológico, ideal para los viajeros que prefieren entrar en contacto con un medio natural.

Ciertos paisajes descollantes que merecen un concurso de fotografía cada año, se llega a través de duras pendientes y es en Topes de Collantes en Cienfuegos. Allí existen todas las condiciones para el descanso, para combatir el estrés, mientras se exploran senderos entre helechos arborescentes, saltos de agua, aves, anfibios y mamíferos.

En la zona oriental entre los territorios de Holguín y Guantánamo podemos encontrar el Parque Nacional Alejandro de Humbolt. Es la reserva de biosfera más amplia e importante de la Isla, y está declarada como Patrimonio de la Humanidad. En ella coexisten ecosistemas de montaña, costa y ríos. Allí está representado el dos por ciento de la flora universal y viven animales raros como el almiquí. Fue el último lugar en Cuba donde se vio al carpintero real.

Continuando por el oriente del país tenemos con mil 972 metros de altura sobre el nivel del mar el Pico Turquino en Santiago de Cuba, lo que lo clasifica para ser la mayor elevación en toda la isla. Su ascenso, que dura uno o dos días según la ruta elegida, supone una aventura adornada por la naturaleza exuberante y plena.

Subir hasta la Gran Piedra, una elevación coronada por una gigantesca roca volcánica de 75 mil toneladas, es la excursión más demandada por los cruceristas que arriban a la bahía de Santiago de Cuba. Desde allí se domina completamente la reserva de la biosfera Baconao.

Y en uno de los extremos de la isla y aislada de la urbe, tenemos a la Ciudad Primada Baracoa, primera Villa fundada en 1511 por los colonizadores españoles. Entre montañas, ríos y el mar, Baracoa permite escalar El Yunque, disfrutar paseos en bote, observar aves, caracoles polímita (endémico del país, es considerado el molusco terrestre más bello del mundo por las extraordinarias variaciones y combinaciones cromáticas que presentan sus conchas) plantaciones de café, cacao, cocoteros y los platos a base del pez tetí.  

Además de las famosas playas de arenas blancas, Cuba ofrece varias opciones naturales, al aire libre. Ese destino turístico cuenta con 14 parques nacionales, 25 reservas ecológicas y seis reservas de la biosfera, que se entrelazan con valores hídricos, costeros, comunitarios, turísticos, de flora y fauna silvestre. La flora autóctona expone unas seis mil 300 variedades y su fauna contabiliza cerca de 16 mil 500 especies.