hicuba.com
  Teléfono 53 7 2048244
  Este sitio web utiliza cookies

Menu

Destinos de turismo, hoteles, cultura y otros variados temas sobre Cuba

Regresar

0 Guantánamo y sus riquezas para el turismo de naturaleza

Su voto es:
0.00 de 0 votos

En una de las puntas del archipiélago cubano, se encuentra el territorio bautizado con el nombre de Guantánamo, lo cual significa en lengua aborigen «tierra entre ríos». Fue fundado en 1797, alcanzando un gran auge debido la influencia de los emigrantes franceses provenientes de Haití.

Sin dudas, una de las principales riquezas naturales que atesora este rincón oriental, está en la cantidad de ríos que confluyen dentro de su territorio, e incluso, uno de ellos divide a la ciudad haciendo de esta zona un lugar donde predominan los encantos naturales. Alguno de ellos (los ríos) guardan historias de amor en el fondo de sus aguas y sus piedras, pero de sobre una leyenda en particular, hablaremos luego de introducir al visitante, en los senderos de la tierra más changuicera de esta isla tropical.

Es probable que hasta en el lugar más recóndito del planeta, se haya escuchado la internacional canción de la Guantanamera, de la autoría del músico cubano Joseíto Fernández, quien a través de sus letras inmortalizó este terruño. Y aunque la música hermana pueblos y no entiende de idiomas, la provincia de Guantánamo también es célebre (para tristeza de este pueblo), por tener enclavado dentro de su región a la ilegal base naval de los Estados Unidos; sin embargo, este capítulo de nuestra historia no disminuye los encantos que puede encontrar el viajero, a su paso por esta zona del país.   

Aquí se hallan tres Patrimonios de la Humanidad como es el caso del Parque Nacional Alejandro de Humboldt, corazón de la Reserva de la Biosfera Cuchillas del Toa. Además de la Tumba Francesa con sus bailes y toques heredados de nuestros antepasados africanos, y su vez se refleja la influencia de la emigración haitiana que se asentó en estas tierras y los latifundistas franceses con su tercer patrimonio, Los Cafetales Franceses ubicados en Ramón de las Yaguas.

Una de las bellezas de la geografía guantanamera está ubicada en Baracoa. Conocida como «la Primada» por ser la primera villa fundada por los españoles en la isla, durante el año 1512 y bajo el nombre de «Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa», esta ciudad cuenta con inigualables ríos, yunque, playas, museo arqueológico entre otros atractivos, que unido al trato servicial de sus habitantes realzan el encanto del territorio.

Y retomando la anécdota pospuesta del inicio de este artículo, nos adentramos en la leyenda. Se cuenta que una delicada joven de piel bronceada, a la que todos llamaban por el color de sus ojos Miel, un día bañándose en las riberas del río fue vista por un navegante que quedó hechizado con su belleza, surgió el amor entre ambos, pero la posibilidad de la partida del marino entristecía a la muchacha.

Miel, lloraba a la orilla del río y sus lágrimas nutrían las aguas que se volvían cada vez, más dulces. El joven navegante que acostumbraba a bañarse cada mañana en el río, terminó casándose con ella y abandonó su carrera de marino. Desde entonces así se le llama este afluente, y muchos aseguran que quien se baña en sus aguas, se casa en Baracoa, quedándose en ella para siempre.

Uno de los méritos de esta provincia radica en el único zoológico de piedras del mundo. Si como escucha, es sólo aquí donde podrá disfrutar de esta composición entre lo natural y lo artístico. Ubicado en las serranías del municipio Manuel Tames, la instalación fue declarada hace 30 años Patrimonio de la Cultura Nacional.

Construida por el escultor autodidacta Ángel Íñigo Blanco, quien era procedente de una familia campesina. El museo radica en la finca San Lorenzo, perteneciente a la familia Castellano. Íñigo observó que un caudal de materia prima estaba asequible en aquella hacienda, y que era algo novedoso para el mundo; entonces se le ocurrió la idea de representar a los animales esculpidos en piedra teniendo en cuenta el ambiente, ubicando a cada figura en el entorno similar a sus zonas de habita, en sus países de origen.

Sólo me queda recomendarte que te aventures a este paraje de Cuba y compartas nuestra alegría, como un guantanamero más.