hicuba.com
  Teléfono 53 7 2048244
  Este sitio web utiliza cookies

Menu

Destinos de turismo, hoteles, cultura y otros variados temas sobre Cuba

Regresar

0 La legendaria Camagüey en sus 505 años

Su voto es:
0.00 de 0 votos

Santa María del Puerto del Príncipe arriba a sus 505 años de fundada y no por eso pierde su encanto. La provincia con mayor extensión de Cuba, nuestra patrimonial Camagüey festeja un poco más de medio siglo de existencia este 2019.

La ciudad de Camagüey fue una de las primeras siete villas cubanas, y hoy día constituye uno de los sitios más llamativos de la isla.

Con cierta semejanza a la ciudad cristiano-musulmana andaluza, debido a sus calles estrechas y sinuosas que se abren en plazas y plazuelas, donde por característica siempre hubo una iglesia parroquial que definía una barriada, se erigió el trazado caprichoso que se fue dibujando en la parte antigua de la villa fue el resultado, entre otras razones, del incumplimiento de las leyes; lo que provocó la distribución espontánea de las tierras y el diseño de la viviendas, que respondía a la fortuna de las familias; el hecho de estar situada entre dos ríos también contribuyó a este entramado laberíntico  que nos remonta a la ciudad antes mencionada.

Hace apenas un poco más de una década, específicamente en 2008 su centro histórico fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad. En él conviven como en luna de miel, diversos estilos arquitectónicos que incluyen tanto el patrimonio edificado de la época colonial como el de la etapa republicana.

Las vastas llanuras y abundantes especies de palmeras caracterizan el paisaje tierra adentro. Dos agrupamientos montañosos de poca elevación sobresalen en el llano panorama: La Sierra de Cubitas, al norte, es notable por los cañones y abras que la cortan, profunda y transversalmente. Es considerable la presencia de cuevas con formaciones secundarias y de interés paleontológico y arqueológico; en la Sierra de Najasa, al sur, se destacan los yacimientos de maderas fósiles, entre otros elementos naturales notables. Justo en su mismo centro, como si emergiera del pasado, irrumpe la ciudad capital, con sus soberbios campanarios y la elegante longevidad de los edificios que un día fueron el centro de la villa de Santa María del Puerto del Príncipe.

Siendo uno de los balnearios más lindos de Cuba, la playa de Santa Lucía se encuentra situada a 110 kilómetros de la ciudad capital. Este es el principal destino turístico del territorio. Bendecido por la naturaleza se extiende por 22 kilómetros desde Punta de Ganado hasta Playa Los Cocos. Zona apreciada por la extensión de su franja de arena y la sensación de privacidad que brinda. Bañada por el Océano Atlántico, el típico color de sus aguas y la cercanía de una de las formaciones coralinas más extensas del mundo la diferencian de otras playas de la costa norte cubana.

La tierra del tinajón como también es conocida Camagüey, celebra el penúltimo mes del año desde el 2007 sus festejos, evento que sirve de pretexto para aglutinar todas las manifestaciones culturales. Dicha iniciativa surgió gracias al empeño del afamado músico cubano Adalberto Álvarez. El trabajo donde los artesanos tienen como protagonistas al barro y al fuego, ha hecho sobresalir a un elemento distintivo de esta urbe, el barro el cual ha definido el carácter y configuración de la ciudad desde el siglo XVI.

Y es que este territorio cuenta con atracciones para los diversos gustos, entre ellos está la posibilidad de admirar en medio de su habita natural, la fauna salvaje. El Iguana Tour es la excursión ideal para los adeptos a las emociones. En este recorrido el cliente experimenta la posibilidad de convertirse en un corsario moderno cuando, a bordo de una confortable embarcación. Aquí se penetra en las aguas que abrazan la Playa Santa Lucía para acercar al visitante a las ruinas del Fuerte San Hilario. Se podrás disfrutar además de una hora de snorkel, y fotografiar delfines en el interior de la Bahía de Nuevitas, muy comunes en cierta época del año. Para culminar por todo lo alto, el almuerzo tiene lugar en un entorno de singular belleza; una isla en medio de la bahía donde se observan jutías, aves, árboles autóctonos y especialmente iguanas, quienes no temen al contacto humano y se muestran como buenas anfitrionas.

Nada, que explorar el vasto territorio camagüeyano, es toda una experiencia para disfrutar si andas por estas tierras.